INSPECCIÓN SANITARIA AL ÁRBOL DE PAROTA UBICADA EN LA PLAZA PRINCIPAL

Parte de la identidad como Villacoronenses es nuestra Parota, y así como este gobierno se ha preocupado por rescatar cada símbolo, situación y costumbre, la Parota no sería excepción, pues al recordarlos nos hacen sentir en casa, pero lamentablemente algunas situaciones a pesar de los esfuerzos no resultan como quisiéramos.

La parota con el paso del tiempo ha sufrido maltrato y falta de atención, por lo cual en estos momentos nuestro árbol esta muriendo. Como Ayuntamiento queremos hacer un último esfuerzo aplicando el tratamiento sugerido por los especialistas con el fin de alargar un poco más su vida, sin embargo, según el informe oficial tiene una muerte avanzada de más del 60%.

Esto además de llenarnos de nostalgia nos hace darnos cuenta de que representa un peligro latente puesto que puede caer y poner en riesgo la vida de alguien además de causar daños materiales, es por eso que estamos tomando las medidas necesarias para evitar un futuro accidente.

INSPECCION SANITARIA AL ÁRBOL DE PAROTA UBICADA EN LA PLAZA PRINCIPAL DE VILLA CORONA, JALISCO

Se realizó una inspección sanitaria al árbol de Parota, árbol también conocido como Huanacaxtle, Guanacaste, Árbol de Oreja u Orejón (Enterolobium cyclocarpum), ubicado en la plaza principal del Municipio de Villa Corona, Jalisco.
Árbol de aprox. 5 mts. de diámetro y una altura de 12 a 13 mts. de altura.

Diagnóstico:
– El árbol presenta muerte descendente de más de 60% de la copa, ramas muertes y con pudrición.
– Además de estar infectado de Ganoderma, mostrando los siguientes síntomas: en un inicio y antes de que se presente las estructuras de reproducción (hongo) en la base del tronco, presenten muerte descendente de la copa, la punta del árbol y la de las ramas principales; el follaje es amarillo y de tamaño reducido, cae prematuramente y, en general el árbol adquiere un aspecto declinante.
– Heridas que pueden ser causadas por distintas causas: desgarros de la corteza que exponen o dañan la albura y el duramen; viejas tumoraciones, daños por heladas, o por la poda mal realizada o sequias extremas.
– Pudrición y ahuecamiento en la base del tronco, con presencia de desechos de insectos degradadores de madera muerta.
– Cavidades abiertas; evidencia a la vista de pudrición en partes expuestas de la madera; y actividad o nidos de termitas, pájaros o mamíferos en dicha madera descompuesta.
– Balazos

Tratamiento:
– En árboles de gran tamaño que existen en las ciudades y que muestran síntomas tales como ramas muertas o moribundas, se sugiere el mejoramiento de las condiciones de crecimiento del árbol y la realización de podas sanitarias. La aplicación de fungicidas sistemáticos del tipo carbendazim, se dirigen al suelo.
– Una vez realizadas las podas sanitarias y selladas se recomienda un manejo de endoterapia. (Endoterapia es un método alternativo de tratamiento para prevenir y tratar las diversas enfermedades de árboles urbanos, respecto a los tradicionales tratamientos que contaminan el medio ambiente). Tiene la ventaja, además de poder focalizar el tratamiento, evitando asi las pulverizaciones indiscriminadas. Este sistema consiste en la inyección en el tronco de una sustancia nutritiva o fitosanitaria que se distribuye por todo el sistema vascular de la planta. El tratamiento puede ser costoso y deberá realizarse por lo menos 4 repeticiones, ya que es una alternativa y no cura al árbol solo será un calmante, por la severidad y el grado de avance de la enfermedad que es como un cáncer que destruye al árbol.
– La remoción del árbol infectado es prioritaria por el riesgo de su caída y eventual lesión a personas o daños a bienes materiales; de ser necesario, el árbol debe de ser removido.
INFORME: FIPRODEFO/046/02/2109